Pedro Osores, maestro del mate burilado: “hay que valorar a la gente que nos ha traído este arte”

Ambrocio Pedro Osores Medina es uno de los ganadores del concurso Maestro de la Arteanía de Junín 2023. Él reconoce el aporte de los pioneros en este arte en la comunidad de Cochas en Huancayo
Ambrocio Pedro Osores Medina, Maestro de la Arteanía Junín 2023.
Percy Salomé
Percy Salomé
psalome2003@gmail.com
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

A sus 75 años de vida, Ambrocio Pedro Osores Medina, burilador de mates desde los 10, se ha convertido en uno de los cuatro Maestros de la Artesanía, ganadores del concurso promovido por la Dirección Regional Comercio Exterior y Turismo (Dircetur).

Ambrocio nació y creció en una familia de buriladores. De niño jugaba con las calabazas en la cuales su madre grababa con un buril las vivencias y costumbres del pueblo. Pero, dice Ambrocio, aprendió el arte del mate burilado de su abuelo Pedro Medina Llacavilca.

Diresa anemia

Como maestro de la artesanía, conoce muy bien la historia de cómo el mate burilado llegó desde su original Huanta, en Ayacucho, a la comunidad campesina de Cochas en El Tambo, para quedarse. “Tengo que reconocer a quienes nos han traído este arte”, dice.

Pedro Osores en su taller de mates burilados en Cochas Chico.

Como todo habitante de Cochas, el comerciante Luis Vilca iba hasta la cálida zona de Huachicna, en Pariahuanca, de donde traía mate, lo partía por la mitad y lo vendía como plato en las ferias del valle del Mantaro. En ese trajín se conoció con el artesano ayacuchano Inés Flores, quien por su oficio también acudía a Huachicna para conseguir la materia prima para su arte del buril.

Fue gracias esos encuentros que Luis Vilca empieza a incorporar diseños de hojas en la base de los platos de mate, lo que incrementó la demanda de su producto.

Bicentenario de la Batalla de Junín

“Así don Luis Vilca comenzó a burilar”, cuenta Ambrosio. Por eso, los primeros mates burilados en Cochas tenían fondo negro, característico de Ayacucho, un estilo que el maestro artesano también domina.

Poco a poco, este arte fue adoptado por la mayoría de comuneros de Cochas, y los estilos también fueron evolucionando. Hace 20 años aproximadamente, surgió el estilo primavera, que es la incorporación del color en los diseños.

La esposa de Ambrocio, Reina Núñez, es también una artesana del bordado de fustanes para huaylarsh y otras danzas. Ese conocimiento lo incorporó al mate burilado.

Los mejores trabajos del maestro Ambrosio se exponen desde el 2001 en el museo de arte de la ciudad de Nashville en los Estados Unidos, adonde acude en octubre de cada año.

Él será reconocido públicamente este miércoles 22 de marzo, en una ceremonia que se realizará en el museo de la memoria de Huancayo.