Los 10 años de Pitillo y el Circo de la Alegría en Huancayo

Los asistentes al Circo de la Alegría, de 'Pitillo', el primer payaso del Perú, vibraron con el show que comenzó el 11 de noviembre y culmina este domingo 27. Con el espectáculo familiar uno ríe, pero también reflexiona.
pitilloweb
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Desde hace 10 años, Hugo Muñoz realiza el ritual de pintarse el rostro y salir a escena, bajo las luces del Circo de la Alegría, para reírse con el público y de nadie en específico. Él encarna a “Pitillo”, el primer payaso del Perú.

Hugo cultivó el arte de hacer reír a los demás desde los 6 años. Inició haciendo fiestas infantiles y confesó que un buen artista no proviene de las clases altas. El arte, sobre todo el arte circense, necesita hambre. Porque hambre es lo que te hace querer crecer, surgir”, señaló Muñoz en una entrevista para Agencia Andina, el pasado julio.

Como heredero de la tradición circense de su familia y tras viajar por el mundo y trabajar en circos reconocidos, como el de los Hermanos Fuentes Gasca (México), los Hermanos Atayde (México) o el Tihany (Brasil); “Pitillo” fundó el Circo de la Alegría con su esposa, donde muestra constantemente el empeño por traer shows renovados para toda la familia.

El show se renueva constantemente, sin perder la esencia de los clásicos circos de antaño.

El asistir a este circo es una terapia donde no solo se puede reír, sino también reflexionar: una oportunidad para conectar con tu niño interior y escuchar a tu corazón. Está ubicado a un par de cuadras de la Ciudad Universitaria, en el complejo deportivo La Victoria de Huancayo.

Un espectáculo digno de apreciar más de una vez por la capacidad de los artistas para dejarte en suspenso con las presentaciones acrobáticas, de aerealistas y contorsionistas; el ingenio de los payasos y la hábil mascota de “Pitillo”, acompañados de música en vivo, como en los circos de antaño.