La hambruna que se viene

"No afrontar un apoyo decidido a la agricultura hoy, significará hambruna para el pueblo en el mediano y largo plazo. Se verán gravemente perjudicados 15 millones de peruanos que se hallan en la pobreza y extrema pobreza".
jpc
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Un problema que el gobierno de Pedro Castillo tiene que actuar ahora mismo, con suma urgencia, es resolver el abastecimiento de los fertilizantes para afrontar las campaña chica (que ya está en marcha) y la grande de la agricultura nacional.

Si no se hace de inmediato va a suceder como lo de las vacunas contra el Covid 19, en el cual fuimos uno de los países que quedó a la zaga en iniciar la aplicación de dichas vacunas a nuestro pueblo.

No afrontar un apoyo decidido a la agricultura hoy, significará hambruna para el pueblo en el mediano y largo plazo. Se verán gravemente perjudicados, especialmente, esos 15 millones de peruanos que se hallan en los sectores pobres y de extrema pobreza.

El alza del precio de los fertilizantes, insumo importantísimo para el agro, es la causa principal. El Ministerio de Agricultura pidió un financiamiento de 950 millones de soles para comprar abonos, pero el MEF aduciendo que no hay dinero solo le aprobó casi 349 millones.

Los gremios agrarios han señalado que ese dinero no alcanzará para comprar suficientes fertilizantes y cubrir la demanda de nuestros agricultores. La pequeña agricultura será la más perjudicada (que dicho sea de paso es la dominante en el valle del Mantaro), pues es la principal fuente de alimentos que abastece al país. La bolsa de úrea en el 2021 costaba 68 soles, ahora cuesta 245. El fosfato de 85 soles subió a 205 y el sulfato de potasio de 115 soles hoy vale 230.

Pero hay otro problema igual de grande. Es dónde y a quién comprar, porque la gran mayoría de países productores vienen restringiendo la venta de sus fertilizantes con el consecuente alza de precios cada vez más.

Rogelio Huamaní, director ejecutivo de Agrorural, refiere que países como Rusia, China, Uzbekistán, Ecuador, Bolivia y Venezuela han ofrecido vendernos fertilizantes, que cubriría gran parte de nuestras compras, pero la subordinación política del Perú a los dictados de los Estados Unidos y a la Unión Europea, que con amenazas han prohibido que comercialicemos con los países mencionados, agrava aún más nuestra situación.

Es cierto que el Ministerio de Agricultura ha señalado que venderá fertilizantes a los agricultores a precio social; al igual que Agrobanco viene brindando facilidades en los créditos a los agricultores, pero tampoco será suficiente por los altos precios de los abonos a nivel internacional. Es más el Estado solo comprará urea, pero la tierra requiere también de fosfato y sulfato de potasio, vale decir fertilizantes nitrogenados.

Para terminar quiero precisar que el pequeño agricultor es el que garantiza la seguridad alimentaria; no es como la agricultura de exportación que da empleo, pero sin alimentos no habrá nada que comprar así tengas plata.