Sedam Huancayo evalúa brindarle seguro a la familia de la pequeña Rubí

Sedam Huancayo responsabiliza a los agricultores del sur de Chila de manipular los buzones de alcantarilla en Llamus, que luego son sustraídos por cachineros. En tanto, los familiares velan los restos de la niña Rubí.
Sedam Huancayo niega responsabilidad en el accidente de la niña Rubí, pero evalúa un seguro.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

¿Quién tiene la culpa en la muerte de Rubí? Todos y nadie…

La municipalidad, porque las calles son muy angostas. Sedam Huancayo, por no supervisar las tapas de los buzones. Los agricultores, por manipular las tapas de esos buzones para regar sus sembríos. Los recicladores, quienes posiblemente sustrajeron las tapas metálicas.

Pero el jefe del área de mantenimiento de Sedam Huancayo, Wilder Ichavautisa, seguró a Huanca York Times que dos días antes del accidente de la niña Rubí, su personal realizó el peinado de la zona y halló estos buzones con las tapas correspondientes.

El buzón donde Rubí cayó está ubicado en una zona agrícola, en el barrio Llamus, en Chilca, por lo que funcionarios de Sedam aseguran que los regantes son quienes manipulan las tapas y esto contribuye al desgaste de las cerraduras para que posteriormente sean sustraídos.

jefe de Mantenimiento de Sedam Huancayo, Wilder Ichavautis.

“Son los agricultores que hacen el uso todo el año de estas aguas”, argumentó el gerente general de Sedam Huancayo, César Palacios Sulca.

Además, en la zona del accidente se puede visualizar un canal artesanal que posiblemente haya sido construido por los mismos agricultores, quienes al bloquear el cause canalizan las aguas residuales a sus chacras.

Por otra parte, el jefe de Mantenimiento de Sedam, Wilder Ichavautis, señaló que posiblemente sean los recolectores o comúnmente llamados cachineros quienes sustraen las tapas metálicas, para luego venderlos al precio de 30 o 40 soles. Por eso, Sedam Huancayo dispuso colocar una tapa de concreto.

“Nosotros no recibimos ninguna llamada o aviso que por esta zona se encontraba buzones sin tapa, ya que nuestro equipo tiene la obligación de dar solución en un plazo de 48 horas, pero ahora, tras el accidente de la pequeña, estamos solucionando este índole de problemas en un máximo de 24 horas”, precisó Wilder Ichavautis.

Ahora Sedam Huancayo está evaluando brindarle a la familia el seguro de bienes patrimoniales, el cual será evaluado por el área legal. Mientras, el cuerpo de la pequeña Rubí es velado por sus familiares.

Buzones sin tapa: Trampa mortal

El problema de los buzones sin tapa afecta a peatones, vehículos  y mascotas. Pero no todos los buzones pertenecen a Sedan Huancayo. También a empresas de telefonía y otras son desagües pluviales, administrados por las municipalidades. En el caso de las telefonías, las municipalidades deben exigir que los buzones estén cubiertos.