Chilca: 18 mil personas carecen de agua potable y son los más afectados por el déficit hídrico

Distrito solo cuenta con dos pozos tubulares y en su territorio hay poca agua subterránea. Actualmente Sedam Huancayo atiende a 83 mil usuarios, pero no cuenta con la suficiente cantidad de pozos para el abastecimiento de agua para el consumo humano.
Agua potable chilca el echadero
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

 

De los tres distritos metropolitanos de Huancayo, el más afectado con la escases de agua potable en estos meses de estiaje, es Chilca, porque ocupa un territorio con poca cantidad de agua subterránea para que pueda ser bombeada por lo dos pozos tubulares que allí tiene la empresa Sedam Huancayo. Una situación que afecta a cerca de 18 mil personas asentadas en los sectores de Azapampa, Chilca Alta y El Echadero, quienes en la actualidad no acceden al agua para consumo humano.

El gerente general de la empresa, César Palacios Sulca, explicó que en chilca hay menor cantidad de agua en los pozos, y estos rinden un máximo de 30 litros por segundo, mientras que un pozo tubular en El Tambo, como es el que se ubica en La Esperanza, puede bombear más de 80 litros por segundo.

Adicionalmente, de los 16 pozos tubulares que Sedam Huancayo posee en su ámbito de trabajo, solo dos se ubica en Chilca y los 14 restantes en el distrito de El Tambo. A estas alturas, con más de 83 mil usuarios, los distritos metropolitanos (El Tambo, Huancayo y Chilca) deberían ser atendidos con alrededor de 30 pozos tubulares, de acuerdo con una exposición en el Consejo Municipal de Huancayo del ingeniero Fred Contreras, un exfuncionario de la empresa.

Reunión de alcaldes de Huancayo y Chilca, Carlos Quispe y Carlo de la Cruz; el presidente del Directorio de Sedam Huancayo, Venancio Navarro y el dirigente de Azapampa, Dalay Colonio.

Hace once años, en el 2010, Sedam atendía a 50 mil usuarios. Hoy son 33 mil nuevos consumidores que la empresa debe atender y el número de pozos tubulares con que complementa el abastecimiento de agua potable no se han incrementado en el tiempo. La principal fuente de agua para Sedam son las aguas superficiales de las lagunas en las partes altas del río Shullcas, las mismas que representan el 60% de las captaciones. El 40% restante es complementado con las aguas subterráneas, obtenidas por los pozos tubulares.

Esa situación ha conllevado a que los habitantes del distrito de Chilca sean los más afectados por la escases de agua, agravada por la disminución del nivel del espejo de agua en las lagunas de la parte alta del río Shullcas. Ellas debían almacenar siete millones de litros de agua en el anterior periodo de lluvias (de octubre 2019 a marzo 2020) pero solo llegaron a cuatro millones de litros de agua.

En tanto, Huancayo ya lleva cinco meses en “situación de emergencia ante peligro inminente de déficit hídrico para la dotación de agua potable”, declarado el pasado uno de marzo por el Directorio de Sedam Huancayo. El resultado, de acuerdo a un informe del presidente del Directorio, Venancio Navarro Rodríguez, es la culminación de los expedientes técnicos para dos pozos tubulares en Chilca, cada uno valorizados en S/ 1 millón 400 mil. Además del expediente para la construcción de un reservorio en El Echadero. Pero para esto último falta un terreno, que debía ser aportado por los beneficiarios.

¿La solución? “Hace 35 años que no tenemos agua potable”, dice a Portal Central Dalay Colonio Nolasco, presidente de un comité de vecinos de Azapampa. Y este jueves, los alcaldes de Huancayo, Carlos Quispe Ledesma, y de Chilca, Carlos de la Cruz, le han prometido que asumirán los costos de la compra de un terreno donde construirán un reservorio.

La promesa es que en tres meses ya tendrían agua potable domiciliaria, utilizando la tecnología del pozo tubular.

Colonio había reclamado en el Consejo Municipal que en vez de la construcción de un parque zonal de Coto Coto, valorizado en S/ 16 millones, preferiría obras para la provisión de agua potable.