Pedro Castillo será procesado por los presuntos delitos de rebelión y conspiración

El expresidente Pedro Castillo Terrones abandonó la Prefectura de Lima y es trasladado al cuartel los Cibeles, en El Rímac, en Lima.
Pedro Castillo fue detenido en la Prefectura de Lima.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

La Fiscalía de la Nación dispuso iniciar diligencias preliminares contra Pedro Castillo, en su condición de presidente, por la presunta comisión del delito contra los Poderes del Estado y Orden Constitucional, en modalidad de rebelión y, alternativamente, de conspiración, en agravio del Estado.

Por dichos delitos, Castillo podría recibir de 10 a 20 años de prisión efectiva.

La disposición de la Fiscalía ocurre luego de la detención del expresidente Pedro Castillo en la Prefectura de Lima, supervisada por la fiscal de la Nación, Patricia Benavides Vargas, luego que el exmandatario abandonara con su familia la residencia de Palacio de Gobierno, tras ser vacado por el Congreso de la República. 

La detención estuvo a cargo del fiscal adjunto supremo Marco Huamán Muñoz, del Área Especializada en Enriquecimiento Ilícito y Denuncias Constitucionales de la Fiscalía de la Nación; y la fiscal superior Marita Barreto Rivera, del Equipo Especial Contra la Corrupción del Poder.

Pronunciamiento 

Previamente, Benavides Vargas leyó un pronunciamiento de la Junta de Fiscales Supremos, órgano de gobierno de mayor jerarquía del Ministerio Público, en el que expresaron su rechazo al quebrantamiento del orden constitucional y anunciaron  la adopción de las acciones legales correspondientes.
 
“Condenamos el quebrantamiento del orden constitucional. La Constitución Política del Perú consagra la separación de poderes y establece que el Perú es una república democrática y soberana (…) Ninguna autoridad puede ponerse por encima de la Constitución y debe cumplir sus mandatos constitucionales”, señaló el comunicado.
 
Castillo Terrones fue destituido de la Presidencia de la República por el pleno del Congreso de la República, horas después que éste anunciará la disolución del Congreso y la reorganización del Poder Judicial, el Ministerio Público, Junta Nacional de Justicia y el Tribunal Constitucional.

En octubre, Castillo fue denunciado por la Fiscalía de la Nación por presuntamente una organización criminal enquistada en el Gobierno, cuya finalidad era copar, controlar y direccionar procesos de contratación en diferentes estamentos del Estado para obtener ganancias ilícitas.

En la intervención al expresidente Pedro Castillo, participaron los coroneles Harvey Colchado y Walter Lozano, a quienes hace poco el expresidente y Aníbal Torres, quisieron retirar del equipo especial de apoyo a la Justicia.