Cardenal Barreto pide a Castillo que renuncie y que el Congreso adelante elecciones

El Cardenal Pedro Barreto exhortó al mandatario Castillo, que dé un paso al costado debido a las evidencias de corrupción que siguen apareciendo en su gobierno. También aprovechó para recordar el pedido que hizo la Conferencia Episcopal del Perú al Congreso para adelantar las elecciones.
El Cardenal Barreto se dirigió al Presidente Castillo para pedirle que deje el cargo.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Con el fin de buscar una salida a la crisis de gobernabilidad, el Cardenal Pedro Barreto se dirigió a los poderes del Estado para hacer una transición política, exhortando a que el presidente Castillo renuncie y el Congreso adelante las elecciones.

En entrevista con RPP, el obispo de Huancayo dijo que: “el gran favor que [Pedro Castillo] podría hacer es ponerse a un costado ante la realidad que vivimos, ante las evidencias de corrupción«.

Este pronunciamiento se dio a raíz del reciente caso de ‘pitufeo’ que generó la destitución de Jorge López como ministro de Salud.

«Todos tenemos que hacer el esfuerzo como ciudadanos porque está de por medio el bien del Perú (…) Tenemos que unirnos de manera clara, con principios y valores», reiteró el también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, pues considera que hemos llegado a niveles de delincuencia política intolerables en el país.

Por otro lado, recordó el pedido que ya hizo la iglesia a través de la Conferencia Episcopal: «que el Congreso de la República asuma su responsabilidad histórica, porque la Constitución le faculta adelantar las elecciones para esta transición política que los obispos del Perú pedíamos el pasado 18 de agosto«, indicó.

Esta institución se pronunció recientemente y recalcó que «es urgente buscar y constituir canales efectivos de articulación y diálogo entre el Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial y la Sociedad Civil, especialmente de los jóvenes para garantizar la gobernabilidad y el bien común», para el cardenal ya pasó ese momento.