Comuneros de Atcas llevan tres días de protesta contra mina de oro Corihuarmi

Los comuneros responsabilizan a la empresa Minera IRL Ltd. de realizar operaciones en una zona no autorizada por la comunidad y de estar contaminando las lagunas de la cabecera de cuenca del Canipaco.
Comuneros responsabilizan a la mina de la contaminación de sus lagunas
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Comuneros de Atcas, ubicado en el distrito de Huantán, en la provincia de Yauyos, en la región Lima mantienen un paro que lleva tres días, en reclamo por la contaminación de sus lagunas, de la cual responsabilizan a la mina de oro Corihuarmi, explotada por la empresa Minera IRL Ltd.

El subprefecto del Centro Poblado de Atcas, Wilmer Castillo Huamán, dijo a Huanca York Times que esperan la presencia de representantes del Estado y de la empresa para llegar a una solución antes que el conflicto se salga de las manos. Pero, agregó que los comuneros se oponen a que siga extrayéndose el oro de este asiento minero ¡Ya no más mina!, expresó.

El Subprefecto explicó que hace poco, cuando acudieron a atender a sus animales al frente de la unidad minera, observaron que la empresa realizaba operaciones en una zona no autorizada por la comunidad. Frente a ello, hicieron un acta de paralización de dichas actividades con el gerente de Operaciones, Luis Ames Tocas, pero luego, cuando se retiraron, la mina continuó con esas operaciones.

“Esa es la razón de nuestra protesta”, enfatizó. Luego se mostró indignado por la contaminación de las lagunas de la zona.

Asimismo, alertó que la laguna Yanacocha está contaminada con sustancias tóxicas y tiene un color rojo, y otra laguna, Coyllurcocha, puede ir por ese camino, pues a esas fuentes de agua irían las agua ácidas que salen de la mina. “No queremos que desaparezca esa laguna”, dijo. Luego, se quejó de que Corihuarmi “es la única empresa minera que paga 1200 soles” a sus trabajadores.

En el asiento minero Corihuarmi trabajan aproximadamente unas 35 personas procedentes de la comunidad de Atcas, influencia directa de la mina Corihuarmi, que extrae oro.