Licenciados del Ejército reclaman una pensión similar al de los héroes del Cenepa

Lucharon en la época del terrorismo y falta el reglamento de la ley que los reconoce como Defensores de la Patria, promulgado en abril de 2021, por insistencia del Congreso de la República.
Licenciados de las fuerzas armadas reclaman derechos como defensores de la pacificación nacional.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Los licenciados del Ejército, miembros de los Comités de Autodefensa y la Rondas Campesinas que lucharon en contra de los grupos subversivos, durante la guerra interna de 1980 al 2000, deben recibir una pensión similar a la de los héroes del Cenepa, que paticiparon en la guerra con el Ecuador, sostuvo Guilmar Trujillo Lafitte, presidente de la Asociación Nacional de Licenciados de las Fuerzas Armadas, Rondas Campesinas y Seguridad Indígena del Perú.

Es decir, una pensión mensual de alrederor de los S/ 2,700, que debe hacerse efectivo tras la elaboración y promulgación del reglamento de la ley 31177, que los reconoce como defensores de la democracia y los incorpora en los beneficios que ya reciben los denominados defensores de la patria, por su participación en tres confictos con el Ecuador: Alto Cenepa (1978), la Cordillera del Cóndor (1981) y del Alto Cenepa (1995).

«Consideramos que nosotros también hemos participado en una gerra, contra la subversión, y hemos defendido a la patria; héroes de la pacificación nacional«, argumentó Trujillo Lafitte en diálogo con Huanca York Times, tras el segundo congreso de su asociación, realizado el sábado 27 de agosto en Huancayo.

La tarea para reconocer a los nuevos defensores de la democracia, está en manos del Ministerio de  Defensa, que debe establecer, en un reglamento, los requisitos para incorporar a los licenciados de las Fuerzas Armadas, miembros de los Comiés de Autodefensa, Rondas Campesinas y organizaciones indígenas, que lucharron en contra de Sendero Liminoso y el MRTA, en la relación de defensores de la patria.

Adicionalmente, una asignación presupuestal, a cargo del Ministerio de Economía y Finanzas.

Diversos esudios especializados concluyen que la organziación campesina fue un factor determinante en la lucha contra Sendero Luminos, en los años de la violencia interna, entre 1980 y el 2000.