UNISCJSA: Empresa de seguridad cuida sedes y filiales sin armas ni pruebas covid-19

Contraloría halló personal sin arma de fuego, sin batería de repuesto del equipo de comunicación, sin las pruebas del covid-19 y hasta sin vigilantes de reemplazo
UNISCJSA Moises Vasquez Caicedo vigilancia
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Serias deficiencias halló la Contraloría General en el servicio de seguridad y vigilancia que ofrece la empresa Grupo Security Rocer SAC a las sedes y filiales de la Universidad Nacional Intercultural de la Selva Central Juan Santos Atahualpa (UNISCJSA), detectando incluso personal sin armamento, con chalecos antibalas sin láminas de seguridad y hasta sin pruebas para el covid-19.

Presidente de la Comisión Organizadora de la UNISCJSA, Moisés Vásquez Caicedo Ayras, deberá tomar acciones correctivas.

La UNISCJSA contrató a Grupo Security Rocer SAC (RUC N° 20600092490), cuyo representante es Dana Aguirre García, desde el 1 de julio de 2021, para velar por la seguridad de la universidad, pagando por este servicio 634 mil 800 soles por el periodo de un año, con 1 supervisor y 11 agentes por cada turno para los 11 locales universitarios.

Sin embargo, en una inspección realizada por la Contraloría, detallada en el Informe de Visita de Control N° 013-2021, se advirtió que la empresa no cumplió con el contrato al encontrarse personal sin arma de fuego, sin batería de repuesto del equipo de comunicación, sin las pruebas del covid-19 y hasta sin vigilantes de reemplazo.

Uno de los locales de la UNISCJSA supervisados por Contraloría.

El pasado 6 de octubre, por ejemplo, se supervisó el local de laboratorios de la escuela profesional de Ingeniería Civil, ubicado en el campamento Chino del distrito de San Ramón, donde se halló al vigilante sin su arma de reglamento. En su defensa, el agente señaló que el supervisor Ronald Liniker Casas Canchumanya, retiró el arma para su mantenimiento. Además, el vigilante portaba un chaleco sin la capa de fibra laminada, lo que lo exponía al peligro.

Vigilante muestra chaleco antibalas que no detendría ninguna bala.

En otro momento de la supervisión, se detectó que la empresa Grupo Security Rocer SAC tampoco proporcionó al agente de una batería de repuesto a su equipo de comunicación, pese a estar especificado en el contrato.

Por falta de baterías, vigilantes no están comunicados las 24 horas del día.

También se confirmó que la empresa de vigilancia no realizó pruebas serológicas de covid-19 a los 11 agentes de seguridad y vigilancia hallados durante la inspección, pese a que está especificado como responsabilidad de la empresa en el contrato.

Otra observación es que la empresa no presentó el plan de seguridad y vigilancia dentro de los 15 días calendarios posteriores a la suscripción del contrato, pero no se cumplió.

Informe fue comunicado al presidente de la Comisión Organizadora, Moisés Vásquez Caicedo.

Por todas estas deficiencias, la UNISCJSA debería cobrar una penalidad de 6732 soles a la empresa, pero no se conoce que el presidente de la Comisión Organizadora de la UNISCJSA, Moisés Vásquez Caicedo Ayras, haya cumplido con esta medida, pese a que el documento fue remitido a su despacho el pasado 22 de octubre para las medidas correctivas del caso.