“Acoso, machismo, victimización y política”, por Jéssica Aréstegui

¿Considera ella [la ministra de la mujer] que bastará un curso sobre derechos de las mujeres, para erradicar un pensamiento y accionar machista? ¿no sería mejor recomendar la salida del premier como muestra de una efectiva defensa de los derechos?
jessica arestegui 10092021
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Lo sucedido con la denuncia de la congresista Patricia Chirinos de Avanza País, sobre la agresión verbal que sufrío por parte del premier ministro Guido Bellido, continúa dejando un sin sabor vergonzoso, misógino e intolerable, sobre todo después de revisar el historial de publicaciones sexistas y machistas del presidente del Consejo de Ministros.

La parlamentaria relató que el actual ministro utilizó la expresión “ahora falta que te violen” cuando solicitaba se le otorgue la oficina de su padre, Enrique Chirinos. Estas expresiones han generado el pronunciamiento y rechazo por parte de congresistas, ex congresistas, líderes y lideresas de partidos políticos e instituciones que condenan este y otros actos que agredan a mujeres en el ámbito político.

En este escenario de acusaciones y negaciones, es pertinente recordar que hace poco menos de cuatro meses se publicó la Ley Nº 31155 que establece mecanismos de atención, prevención, erradicación y sanción del acoso contra las mujeres por su condición de tales en la vida política. Cabe recalcar que ni las denuncias, investigaciones, acciones, ni menos el pasado de la mujer debe usarse como defensa para victimizar al violentador.

¿Considera ella que bastará un curso sobre derechos de las mujeres, para erradicar un pensamiento y accionar machista? ¿no sería mejor recomendar la salida del premier como muestra de una efectiva defensa de los derechos?

Dicha norma establece que el acoso político es cualquier conducta que se ejerce contra una o varias mujeres por su condición de tal, realizada por persona natural o jurídica, en forma individual o grupal, de manera directa, a través de terceros, o haciendo uso de cualquier medio de comunicación o redes sociales y que tenga por objeto menoscabar, discriminar, anular, impedir, limitar, obstaculizar o restringir el reconocimiento, goce o ejercicio de sus derechos políticos.

La entidad encargada de la atención de las víctimas de acoso político es el Ministerio de la Mujer. La ministra, Anahí Durand, anunció que todo el Gabinete Ministerial, así como otros altos funcionarios públicos, pasarán por un curso de inducción sobre los derechos de las mujeres, a fin de prevenir el hostigamiento sexual. Sin embargo, la titular de esta cartera ha enarbolado la lucha por la defensa de los derechos de las mujeres y poblaciones vulnerables a lo largo de su trayectoria. ¿Considera ella que bastará un curso sobre derechos de las mujeres, para erradicar un pensamiento y accionar machista? ¿no sería mejor recomendar la salida del premier como muestra de una efectiva defensa de los derechos?

Otra institución que se ha pronunciado al respecto es la Defensoría del Pueblo. La adjunta para los Derechos de la Mujer, Eliana Revollar, consideró “especialmente preocupante” las afirmaciones del primer ministro en un país en el que la tolerancia social hacia la violencia contra las mujeres tiene un elevado porcentaje. “Desde la Defensoría del Pueblo y creo que todo quien tiene instancia de poder, tiene que rechazar todo acto de violencia o discriminación contra la mujer en general y más cuando esta viene de personas que tienen determinado poder, que representan al Parlamento o al Ejecutivo en altos cargos que, precisamente, los llevan a dirigir las políticas públicas”

El premier en su defensa, lejos de reconocer y asumir su formación machista y pedir las disculpas del caso con actitud de enmendar sus limitaciones, ha recurrido a negar lo sucedido a pesar de existir testigos, se ha victimizado por su origen andino, ha llegado al extremo de sugerir que las mujeres antes de denunciar un acoso piensen en sus familiares varones con lo que termina por definir su misoginia, ante estos hechos que denigran a las mujeres el presidente de la republica Pedro Castillo en su último mensaje a la nación, mientras esperábamos anuncios de cambios ministeriales ya que Bellido no es el único ministro cuestionado, no ha pronunciado ninguna variación al respecto.