Joven de 21 decapita a su hijo y vuelve con su cabeza a la casa de su enamorado de 56 años

“No me hables más de mi hijo. A ti te mataría y te haría hervir en una olla”, le advirtió al hombre que había conocido hace solo 8 meses.
mamá decapita a su hijo (3)
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

 

¿Por qué? Es la pregunta que las autoridades de Pampas, en Huancavelica, aún no han podido esclarecer sobre el aberrante crimen donde una mamá decapitó a su hijo de solo 3 años y ocultó la cabeza en un baño y el cuerpo en otro, para luego marcharse de viaje, como si nada hubiese ocurrido, con el hombre que había conocido hace solo 8 meses.

“No me hables más de mi hijo. A ti te mataría y te haría hervir en una olla”, le respondió Ela Elvira Salvatierra Contreras (21) a su enamorado Urbano Pacco Montes (56), cuando este le preguntó por el pequeño, durante el viaje a Lima.

El cuerpecito decapitado fue hallado en un baño, a media hora de la casa del agricultor.

Urbano dejó a Ela en un hostal en Santa Anita, y a partir de esa escalofriante respuesta, corrió a contarle sus sospechas a su hijo, un hombre de 35 años, quien le invocó a su padre a denunciar la desaparición del niño. Urbano Pacco retorna a Pampas y en el baño de su vivienda encontró la cabeza del niño cubierto con tres bolsas de plástico.

Denunció ante la Policía, y la Fiscalía de inmediato solicitó la detención preliminar para la mamá, que fue apresada por los policías de Santa Anita, cuando descansaba en la misma habitación que le dejó Urbano.

El agricultor contó a la policía que la última vez que vio al niño fue el domingo 5 de setiembre cuando Ela llegó a visitarlo a su vivienda en el anexo de Chilcas, en el distrito de Daniel Hernández, en Tayacaja. Luego, la joven salió donde una tía con su hijo, a las 5 de la tarde.

Los restos del pequeño han sido trasladados a la morgue de Huancayo para la necropsia de ley.

“Volvió ella sola cerca de la medianoche. Cuando estaba subiendo al cuarto bajó a lavarse las manos. Demoró como media hora. Vi que se olía las manos y se volvía a lavar”, narró.

La joven no pudo más con la culpa y terminó aceptando el parricidio.

Vía teléfono contó a los agentes que el cuerpo de su hijo estaba oculto en un baño rústico en la casa deshabitada de su tía a media hora de la vivienda de Urbano.

El cuerpito vestido fue hallado sentado al fondo del silo. A un lado se encontró un cuchillo de cocina manchado de sangre, con el que lo habrían decapitado.

La hipótesis que maneja la policía es que el niño habría sido asfixiado en la vivienda deshabitada y la mamá volvió a la casa de Urbano con la cabeza del pequeño Zonyu.

“Al parecer el padrastro no le aceptaba al niño”, dijo un agente. También está detenido por homicidio. Tiene denuncias por violación sexual. Se conocieron en Pampas en febrero pasado.