Sacerdotes andinos limpiarán desperdicios del Huaytapallana luego de ceremonias a los Apus

Layas, chamanes y curanderos se comprometieron a no dejar sus desperdicios inorgánicos en el Huaytapallana luego de realizar sus ceremonias a la tierra. Este nevado es uno de los lugares más concurridos en celebraciones por el año nuevo andino y fiestas de Santiago.
Sacerdotes andinos asumieron compromiso de limpiar residuos generados en ceremonias a los Apus.
Adelina R. Castro
Adelina R. Castro
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Un promedio de cien actores ancestrales asumieron ante la gerencia de Recursos Naturales, del Gobierno Regional de Junín, el compromiso de recoger la basura que turistas, visitantes y ellos mismos generan luego de las celebraciones por el año nuevo andino y fiestas de Santiago.

“El Apu Huaytapallana es un ser vivo, un ser energético y tiene flora y fauna que debemos proteger”, dice Eleazar Ruiz, presidente de la Asociación de Maestros Ancestrales Casa Espiritual “Ruiz”.

Diresa anemia

El maestro andino Eleazar cuenta que siempre que visita el nevado, trae en su camioneta costales llenos de botellas vacías, plásticos y otros desperdicios.

El nevado de Huaytapallana es el dios tutelar del valle del Mantaro cuya deglaciación causa preocupación.

Para Eliazar Ruiz, es complicado ver por la limpieza del Huaytapallana con apenas un basurero. No hay contenedores ni guantes, a veces nos proporcionan costales y solo son cuatro guardianes. Además que son pocos los realmente comprometidos con respetar y cuidar al Apu Huaytapallana.

“A los maestros andinos organizados nos culpan de la basura, pero olvidan a los curanderos informales y los turistas quienes dejan residuos inorgánicos”.

Bicentenario de la Batalla de Junín

También indica que las mesas de gratitud, o las ofrendas, antes “eran más naturales con flores, semillas, frutas, porque no contaminan, ahora hay influencia europea y se usan productos contaminantes como monedas, objetos de plástico”, dice.

El inicio del año andino es el 21 de junio y el gran pagapu huanca es el 23 de julio. Pero las personas suben desde el 20 de junio.

Eleazar Ruiz es maestro andino desde los 16 años. Heredó la actividad de sus abuelos y su padre. Su hijo acaba de iniciarse.

“Les pido a mis hermanos y hermanas, en especial a los informales y turistas, ponerse la mano al pecho y evitar faltar el respeto y cuidar a todas las deidades naturales”.