La gestión ambiental ha sido anbandonada por Cerrón, Unchupaico y Orihuela, afirma gerente de Recursos Naturales

Los exgobernantes prefirieron invertir en obras de infraestructura, basados en fierro y cemento, relegando el desarrollo social, económico y ambiental en la región Junín, explicó el nuevo gerente regional de Gestión Ambiental, Walter López Rosales.
Economista Walter López Rosales, gerente regional de Medio Ambiente y Recursos Natutales.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

El gobierno regional de Junín abandonó hace tres gestiones la gestión ambiental, es decir, los periodos de Vladimir Cerrón (2011-2014), Ángel Unchupaico (2015-2018) y Fernando Orihuela (2019-2022), no les dieron importancia a esta materia, por darle prioridad a obras de infraestructura, de fierro y cemento, sostuvo el nuevo gerente de Recursos Naturales, Walter López Rosales.

“Nuestra gestión parte de un nivel del estado situacional que nos refleja un descuido, un abandono, de esta Gerencia ya por espacio de tres gestiones”, afirmó el funcionario recientemente designado en esta oficina, en diálogo con Huanca York Times.

Este abandono se refleja en el poquísimo presupuesto para las tareas que debe desarrollar esta gerencia, que ha disminuido de S/ 201 mil en el 2019 a S/ 140 mil en el 2022, precisa López Rosales. Incluso, un proyecto de Diversidad Biológica que vale S/ 6 millones 700 mil solo tuvo una ejecución de S/ 250 mil. Un componente de esta iniciativa es la implementación de ccochas en las cabeceras cuenca, para almacenar agua.

Este martes hubo una reunión con el Comité de Gestión del Lago Chinhaycocha, en el GRJ.

La razón de la dejadez en materian ambiental responde a “orientaciones que los gobernantes han hecho para la construcción de infraestructura gris, es decir, de infraestructura en base al fierro y cemento; de puentes, hospitales, centros educativos, carreteras y otro tipo”, señala el funcionario; situación que ha desequilibrado aspectos del desarrollo sostenible, económico, social y ambiental.

Por esa razón, el economista Walter López dijo que una de las primeras acciones de su gestión serán actulizar los instrumentos de gestión ambiental, como la estrategia ambiental regional, desfazada, pues ya vención en el 2021.

80 años de contaminación del lago Chinchaycocha

Walter López, un personal nombrado del Gobierno Regional de Junín e involucrado desce hace 10 años en el quehacer ambiental, explicó que una de las prioridades de su oficina será  implementar el plan de gestión del Lago Chinchaycocha, el segundo más grande del país, cuya finalidad es reducir los niveles de contaminación con metales pesadas provenientes de actividades mineras de la región Pasco.

Recordó que entre 1929 y 1936, años en que se construyó la represa de Upamayo, que incluyó el desvío de los ríos San Juan y Colorado hacia el lago para ayudar en el embalse de las aguas, inició la contaminación de Chinchaycocha.

“Son más de 80 años que han transcurrido y seguimos en las mismas. Con este Plan de Manejo Ambiental Chinchaycocha, que ya es el cuarto, esperamos sea parte de la agenda nacional”, dijo.

Lago Chinchaycocha contaminada hacer 80 años. Foto: Percy Salomé.
Lago Chinchaycocha contaminada hacer 80 años. Foto: Percy Salomé.

Ecosistemas frágiles

Otro aspecto que debe ser prioritario, dijo López, es la protección de las cabeceras de cuenca, con la construcción de ccochas y otros proyectos, así como la recuperacion de ecosistemas frágiles o degradados de la sierra y selva de Junín. 

En selva, la deforestación es un probema que contribuye al cambio climático. La pérdida de bosques y de la calidad de suelo, al cual contribuyen los cultivos del kión, cuyo boom exportador ocurrió a con la pandemia de la covid-19,  y la piña, uno de los principales productos de la selva central.

“La piña y el kión son depredadores del suelo: le quitan todos los nutrientes. Al kion no lo puedes mantener en un lugar estable para varias siembras, tienes que hacer migración; reemplazar cultivos hacia nuevos espacios territoriales. Ahí es donde está el problema”, señala el funcuonario.

Por ahora busca reactivar dos proyectos de reforestación no atendidos desde 2009, para la sierra y la selva.