Crece angustia en familia de universitaria Marllory; lleva 6 días desaparecida

Los familiares de la joven estudiante piden que un juez autorice el levantamiento del secreto de las comunicaciones para rastrear las últimas llamadas en su teléfono celular.
Padre y hermana viven una pesadilla por la desaparición de la tercera integrante de la familia.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

El último recuerdo que Thalía tiene de su hermana menor Marllory Riveros está anclado a las dos de la tarde del domingo 15 de mayo. A esa hora, la joven estudiante de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional del Centro, le pidió permiso para ir al centro de Huancayo, a encontrarse con algunos amigos. No volvió más.

Han pasado seis días y en ellos crece la angustia por saber dónde está.

«Señora ministra de la mujer, ayúdenos a encontrar a mi hermana. En cada minuto que pasa, qué le estará pasando. No debe pasar un minuto más». Clama Thalía, apelando a la sensibilidad de la máxima autoridad del sector encargado de proteger los derechos de las mujeres en el Perú, Diana Miloslavich.

Dos días antes, el viernes 13, Marllory celebró por adelantado su cumpleaños para que su padre, Moisés Riveros, un hombre dedicado al transporte interprovincial, esté presente en el festejo. El sábado 14, la futura ingeniera forestal cumplió 20 años.

«Marllory, toma fuerza para volver a casa; sé que puedes escaparte de las personas que te tienen. En casa estamos tu papá… sabes que solo somos tres», ruega don Moisés. «Sé que tu mamá que te dará fuerzas para que salgas de tus captores», dice, aguantando las lágrimas.

Hace ocho años, un cáncer se llevó a la madre de Marllory.

En su casa de Sapallanga todavía está la decoración del cumpleaños, los mensajes de sus amigas escritos en post – its y su ropa que ese día vestía. Su padre y su hermana apelan a que un juez autorice el levantamiento del secreto de las comunicaciones para rastrear las últimas llamadas en el teléfono celular de Marllory.

La Policía ha derivado al Ministerio Público como un caso de secuestro. La mañana de este viernes, el cuerpo de una avecilla sin vida yacía frente a su vivienda.