Anuncian paro nacional del transporte para el 28 y 29 de marzo

Transportistas demandan que el gobierno cumpla su compromiso de que el examen médico virtual solo se dé hasta los 55 años de edad y luego se reemplace por un curso de seguridad vial
Transportistas piden que el gobierno cumpla su palabra.
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

El gremio nacional de transportistas y conductores anunciaron el un paro nacional, en protesta por los elevados costos del combustible, la poca actividad comercial en su sector y la corrupción; medida de fuerza que se realizará el lunes 28 y martes 29 de marzo.

El vicepresidente del gemio, Magno Salas, sostuvo que debido a las promesas incumplidas por parte de funcionarios del gobierno, los transportistas han acordado que su medidad de fuerza sea hasta que hayan resoluciones firmadas en solución de sus demandas.

Los transportistas piden que el gobierno cumpla el acta de compromiso con 14 puntos planteados, firmada el pasado 7 de noviembre con el exministro de Transportes, Juan Silva. «Han pasado casi cuatro meses y no se ejecuta ninguno», dijeron.

Demandas

Entre los puntos planteados en esta acta se encuentra que “el examen médico virtual solo se dé hasta los 55 años, pasada esta edad se reemplaza por un curso de seguridad vial, solo si es que no tiene denuncia por alcoholismo, drogadicción, atropello o papeletas”, manifestó Mario Moreno, presidente del gremio.

Con esta paralización, Salas explicó que piden acciones concretas del presidente Pedro Castillo respecto al alza de los combustibles. Según la última actualización, los gasoholes incrementaron entre un S/ 1.70 y S/ 1.90, de acuerdo a los octanos.

También exigen eliminar el impuesto al patrimonio de los vehículos de carga, ya que este equivale a unos 18 mil soles por camión. El Estado, dicen, solo sabe gravarlos y no les da ningún beneficio; mientras tanto, continúa la competencia desleal de los transportistas de carga pesada que provienen de Bolivia, pues llegan con combustible comprado en su país a precios mucho más bajos.