Dirigente agrario del Cunas destaca el otro lado de las lluvias: Cultivos y reservas de agua se recuperan

El presidente de Conveagro Junín, Fredy García, resaltó que las lluvias que se registran en el valle del Mantaro han favorecido el crecimiento de forraje para el ganado y el almacenamiento de agua en puquios y lagunas, aunque también provocan inundaciones y dañan algunos sembríos.
Freddy García, presidente de Conveagro Junín
Adelina R. Castro
Adelina R. Castro
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Aunque el presidente de la Convención Nacional del Agro Región Junín (Conveagro), Fredy García Medina, lamenta que algunos cultivos en el agro sean perjudicados por las precipitaciones, reconoce que en general esta temporada de lluvias está favoreciendo al campo y a las reservas de agua.

“La ganadería está bien. Hay bastante forraje como alfalfa, avena, pastos, alimento de nuestras vacas, ovejas, cuyes, caballos y burritos a diferencia del año pasado que hubo estiaje”, observa García Medina.

Diresa anemia

“Pastos como alfombras”

Con las precipitaciones pluviales han mejorado notablemente los pastos cultivados, como del trébol blanco, rojo, la avena, la vicia y los pastos permanentes (la alfalfa, entre otras), pues están esplendorosos, frescos y firmes. Los campos se ven como alfombras verdes, dice.

También comenta que gracias a las lluvias los humedales, las ccochas, los ríos, las lagunas, los manantiales están recuperando su nivel y su caudal.

“El año pasado [2023] fue preocupante ver que ya se estaban secando y hasta desapareciendo. Y en las ciudades se presentaba escasez del servicio de agua, hubo estiaje. Este año [2024], al menos para las campañas mayo-agosto estamos tranquilos, no habrá estiaje y tendremos agua suficiente, manifiesta.

Don Fredy es también presidente de la Corporación Rural de la Papa Región Junín y si bien está contento porque en lugares como su natal Yanacancha hay alimento para su ganado, actividad económica principal, lamenta que las torrenciales lluvias han perjudicado la producción de papa, con la rancha, y las granizadas que dañaron los cultivos de habas y arvejas.

“El exceso de lluvias hace que los tubérculos en la tierra se pudran. Hay pérdida en los productores de papas. Solo esperamos que el consumo de la población ayude a recuperar lo invertido. La población debe consumir papas peruanas, y no las precocidas de Holanda y Bélgica”, pide.

El dirigente lamentó que el incremento del caudal de los ríos Cunas y Mantaro afecte las viviendas de la población, los criaderos de truchas, las vías y los puentes.

Agricultores de zonas algo distantes a ríos, como Huayao, están contentos porque sus sembríos de maíz, arvejas, habas, pastos están verdes y ya no se disputan el agua para regar los cultivos, solo piden a la naturaleza no se exceda.