Un sacerdote andino arma el nacimiento de Jesús con su colección de piedras

Hace 10 años Víctor Vilcahuamán armó el primer nacimiento de Jesús con las piedras con formas de animales que colecciona desde muy joven. Ahora, su muestra ha crecido y hasta presenta un pesebre, con corral de animales y pastores.
Peculiares formas y tamaños de piedras dan lugar a nacimiento de Jesús
Percy Salomé
Percy Salomé
psalome2003@gmail.com
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Ocho piedras con sus diferentes formas, tamaños y colores forman el nacimiento del niño Jesús en la casa del sacerdote andino Víctor Vilcahuamán, en Azapampa. Un piedra alargada pero algo ovalada es el pesebre. Otra de coloración oscura representa al niño envuelto en sus mantas. Ahí están María y José. Otra piedra redonda con un agujero al centro, es la estrella de David.

Alrededor de estas ocho piedras hay otras que representan una oveja, una vaca. Rocas de formas alargadas, una sobre otra son los reyes magos. Víctor los tiene identificados; con su explicación todo queda claro. 

Diresa anemia

Hace 10 años el laya Vilcahuamám armó su primer nacimiento con rocas pequeñas. Con el tiempo, conforme recolectaba piedras de formas que él busca en sus caminatas por cerros y canteras, fue ampliando su peculiar muestra de la navidad. Ahora hay un corral con su cerco y animales entro, pastores reunidos que conversan entre ellos.

Roca que representa al gaur, un bovino salvaje de la India predecesor de las vacas. Foto: Max Rodríguez.

Y están los tres elementos de la cosmovisión andina: la serpiente, que representa el agua, la vida; el cóndor de la ayuda mutua, la vida en comunidad, y el Jaguar, el fuego.

Aquí el porqué recolecta piedras con diversas formas, especialmente de animales.

“La mitología huanca dice que el valle del Mantaro era un mar, donde vivían dos Amalus, dos serpientes”, relata Víctor.

“Estos Amalus reptaban por las alturas, en la parte oriental y occidental. Al reptar le daban formas a las piedras; de ovejas, de camélidos, de aves, de cuy; de todos los animales de nuestro medio. Al encontrar esas formas los traemos y lo ponemos en nuestro pedestal, porque esa piedra se transforma en el espíritu de ese animal”.

Eso nos ha dado la ida para armas hace más de 10 años el nacimiento. 

En el corral de animales hay un recién llegado. Una roca que representa al gaur, un bovino salvaje de la India, que Víctor dice es el precedente de las vacas domésticas. Lo trajo con una maquinaria pesada desde una cantera de Pucará.

“El nacimiento es universal. El 21 de diciembre ya hemos entrado al solsticio de verano para el sur y de invierno para el norte. Y los incas, lo mayas, los aztecas festejan el hijo del sol, es una yuxtaposición del niño Jesús. Es universal”, dice  

Al sacerdote andino Víctor Vilcahuamán, de 72 años de edad, le gustaría que algún familiar sea el continuador de sus conocimiento y práctica ancestral, como él continuó las enseñanzas de su padre, en cuyo homenaje también armó un monumento con su colección de piedras.

“Soy el tercer Victorio. Mi abuelo fue el primero, el segundo mi padre”

¿Habrá  un Victorio cuarto?

“Esperamos que sí”.

1. Pesebre del niño Jesús, representado con piedras. Foto: Max Rodríguez.
2. Nacimiento completo con piedras de diversas formas. Foto: Max Rodríguez.
3. Los tres reyes observan al niño Jesús. Foto: Max Rodríguez.
4. Una gallina en su nido. Foto: Max Rodríguez.
5. Pastores reunidos observa el corral de animales. Foto: Max Rodríguez.
6. Un búho representado por estas dos piedras. Foto: Max Rodríguez.
7. El reno representado por un un tronco seco con estas formas. Foto: Max Rodríguez.
8. Sacerdote Andino, Víctor Vilcahuamán, coleccionista de piedras de diversas formas.
9. En sus constantes caminatas, el laya Víctor Vilcahuamán ha coleccionado piedras con formas de animales. Foto: Max Rodríguez