¿Cuándo ir al psicólogo y cuáles son los beneficios de llevar terapia?

“Muchas personas deciden buscar ayuda psicológica, pero, por vergüenza o temor, prefieren mantenerlo en secreto”, comenta Elizabeth Céspedes, docente de la carrera de Psicología de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).
Recomendaciones de salud mental
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Según el Instituto Nacional de Salud Mental, en el Perú, el 80 % de pacientes que necesita ayuda psicológica no acude a recibir atención profesional, debido a prejuicios o desinformación.

“Muchas personas deciden buscar ayuda psicológica, pero, por vergüenza o temor, prefieren mantenerlo en secreto”, comenta Elizabeth Céspedes, docente de la carrera de Psicología de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).

Según la especialista, las personas no acuden a un psicólogo porque creen poder controlar los momentos de dificultad emocional por sí mismas o porque esperan que, con el paso del tiempo, disminuya el malestar.

Motivos para ir al psicólogo

La docente UTP indica que cualquier situación que no se pueda gestionar, genere malestar y no permita avanzar en los planes o metas de la vida, es motivo para acudir a terapia.

  • Falta de control. Si se tiene pensamientos negativos recurrentes que ocupan gran parte del tiempo e impiden disfrutar de la vida diaria, es importante acudir a un psicólogo. De igual manera, si hay cambios constantes de humor durante un periodo de tiempo prolongado.
  • Preocupación excesiva. Si se siente demasiado inquieto por actividades cotidianas o hay dificultades recurrentes en el aspecto personal, familiar y/o laboral.
  • Alteraciones de sueño.Si se tiene dificultad para dormir, descansar y levantarse. Además, hay cambios en la alimentación y ansiedad por el peso.

“Las prejuicios hacen que acudir al psicólogo se convierta en una opción cuando el malestar resulta insostenible, y muchas veces se vive en secreto y con vergüenza. Estas creencias hacen que la persona tampoco tenga claro dónde está su límite de tolerancia”, explica.

Beneficios de ir a terapia

Elizabeth Céspedes señala que “la terapia psicológica permite mejorar el estado de ánimo, el potencial cognitivo, la condición emocional, la personalidad, la forma de ver y relacionarnos con el mundo, con las personas y con los acontecimientos”.

La docente señala algunos beneficios de acudir a terapia:

  • Espacio seguro. Brindaun momento para expresarse libremente, sin miedo a ser juzgado y, sobre todo, donde se olvida lo que las demás personas quieren y esperan de uno. Cuando se libera la carga emocional, la persona se siente aliviada.
  • Mejora las relaciones. La terapia es beneficiosa para encontrarse a uno mismo y para relacionarse con los demás de manera más efectiva. El psicólogo dota de recursos que permiten superar un problema actual y futuro y, en especial, prever recaídas.
  • Afrontar situaciones complicadas. Hablar con un psicólogo ayuda a cambiar el foco de los problemas y verlos con perspectiva. Esto hace que se pueda encontrar mejores soluciones que no se están contemplando.
  • Capacidad de resiliencia. Enfrentar junto a un psicólogo los problemas, y poder hablar con confianza y libertad, es beneficioso para el bienestar y la capacidad de afrontar la vida.

“Normalizar la terapia psicológica es de vital importancia. Si sufrimos de depresión, ansiedad, problemas de pareja o dificultades con nuestras relaciones sociales o interpersonales, la terapia psicológica será la mejor opción para tratar esas situaciones”, sostiene Elizabeth Céspedes.