Detienen a vigilante por asaltar chifa golpeando con un látigo

Fue detenido conduciendo el auto que usaron para robar negocio. Según la víctima, el sujeto ingresó a la carreta y se llevó 500 soles.
Cámaras de seguridad captaron el momento en que el vigilante golpea el negocio con un látigo.
Huanca York Times
Huanca York Times
huancayorktimes@gmail.com
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Un sujeto asaltó una carreta de comida chifa golpeando al propietario con un látigo. Todo el robo fue registrado por las cámaras de seguridad de un negocio, en Huancayo, en el distrito de El Tambo.

Ocurrió cerca de la 1 de la madrugada del último viernes, en la cuadra 9 de la avenida Mariátegui. El presunto delincuente, provisto también con un arma, llegó junto a sus cómplices en un vehículo rojo, de placa W2T-102.

Diresa anemia

El sujeto bajó con el látigo en la mano y empezó a golpear el mostrador, ahuyentando incluso a un cliente. Luego ingresó al interior de la carreta y se llevó 500 soles, que se encontraba en un recipiente metálico, denunció la víctima Richard Vergara Inca (47).

Por las imágenes, los agentes del Área de Investigación Criminal de Huancayo (Areincri) ubicaron el vehículo y dieron con el presunto delincuente y su cómplice.

Se trata del vigilante Kennedy Rivadeneyra Cóndor (30), quien fue detenido conduciendo el auto rojo, a las 10 de la mañana del mismo viernes, en el asentamiento humano Justicia, Paz y Vida, en El Tambo, por el presunto delito de robo agravado.

Su enamorada Harli Cajamarca Ramirez (19) se presentó en la unidad policial afirmando que ella también se encontraba en el vehículo en el momento del robo. Ambos se encuentran detenidos mientras continúen las investigaciones.

Actualización

El vigilante Kennedy Rivadeneyra ha sido puesto en libertad por la Fiscalía, pero el caso continúa en investigación. Rivadeneyra precisó a nuestro medio que él no tuvo participación en el presunto delito de robo agravado y que ha sido detenido por conducir el vehículo en el que llega el delincuente con el látigo y roba las ganancias del día del cocinero.