Mujeres que emprendieron y se abrieron paso en tiempos de pandemia

Mujeres de la amazonía y los andes se abren camino en la pandemia para emprender y alcanzar sus sueños.
Mujeres que emprenden
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

La primera mujer de esta historia es Eli Fernández Zevallos, asháninka de 49 años, fue víctima del terrorismo y tuvo que luchar desde muy niña junto a su madre para salvar su vida y la de su familia, por el desplazamiento forzado llegó a la comunidad nativa San Pascual del distrito de Satipo, una zona que por años buscó el ayuda del gobierno para superarse y preservar su cultura e identidad.

Con el liderazgo de Enner de la Cruz, jefe de la comunidad e hijo mayor de la señora Eli Fernández, San Pascual logró incursionar en los proyectos productivos que ofrecía el municipio. El 2021 gracias al esfuerzo de las 8 familias de artesanas que se capacitaron en los talleres de Educación Financiera y Promoción de Iniciativas Económicas, lograron participar en el concurso “Construyendo emprendimientos” desarrollado por Alianza por la Amazonía frente al Covid-19 de CEDRO y USAID, así obtuvieron apoyo económico en materia de máquinas, insumos y herramientas para implementar el taller de artesanías que tanto habían anhelado

Eli Fernández es la presidenta de la asociación de mujeres artesanas de San Pascual y junto a 8 mujeres tejedoras se abren camino para generar ingresos y mejorar su economía familiar a través de la venta de saratos y telares asháninkas, a nivel local y nacional.

La señora Eli también es agente comunitario de salud y cuenta que en plena pandemia tuvo que aprender todo sobre la enfermedad del Covi-19 para enseñar y salvaguardar la salud de sus hermanos asháninkas mediante la práctica de las medidas preventivas como el lavado de manos, uso de la mascarilla y distanciamiento social.

La comunidad nativa San Pascual y las 100 familias asháninkas que la habitan, abren sus puertas para ofrecer el trabajo artesanal de sus manos con el legado, historia y sobre todo valentía que caracteriza a sus mujeres.

Nuestra segunda mujer coraje es Gladis Ariche Vilcahuaman, huancaína y madre de 3 hijos, vive más de 24 años en Pangoa y junto a su esposo forjaron un negocio familiar que empezó hace 6 años, la elaboración y venta de snacks de pituca, plátano y camote.

La emprendedora narra que en marzo del 2020 se abastecieron con dos camiones de plátanos para el inicio de clases, sin embargo, la declaración de emergencia sanitaria y la cuarentena en nuestro país los hizo perder ese capital, “tuve que empezar de nuevo” dice Gladis.

Gracias a uno de sus clientes se enteró de unas capacitaciones en educación financiera e ideas de negocio de CEDRO en las que participó junto a su esposo, a partir de eso Gladis se proyectó a crecer, producir y vender más snacks a nivel provincial y nacional, en el 2021 ella también participó en el concurso “Construyendo Emprendimientos” siendo ganadora de una máquina picadora y freidora más grande para tener más stock y llegar a mas lugares con sus productos.

Gladis es una mujer fuerte, empoderada y que lo da todo por su familia, así como ella muchas mujeres lograron superar la crisis económica que acarreó la pandemia y es propicio dar a conocer su historia para contagiar a muchas más de esta experiencia exitosa.