Grave conclusión: “Hemos normalizado la corrupción”, señalan representantes de la sociedad civil

Casos de corrupción que involucran a gobiernos regiones desde 2011, como el de Áncash (César Álvarez), Pasco (Kléver Melendez), Junín (Vladimir Cerrón), Arequipa (Elmer Cáceres) y Puno (Agustín Luque) demanda un relanzamiento de la participación ciudadana, plantean desde la sociedad civil, miembros del Foro Ciudadano de las Américas.
Corrupción en regiones
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Dos representes de la sociedad civil de Huancayo, integrantes de la macroregión centro del Perú en el Foro Ciudadano de las Américas, coincidieron en señalar que como sociedad hemos normalizado los actos de corrupción y por eso hay poca participación de los ciudadanos en la vigilancia de los gobiernos locales y el gobierno regional.

Raquel Coca, representante de la Mesa de Diálogo de la Mujer de Huancayo, sostuvo que a pesar de que hay un importante avance normativos para la lucha contra la corrupción y de mecanismos de sanción de este tipo de delitos a nivel del sistema de justicia, existe una brecha muy grande a la hora de ponerlo en práctica.

“El Estado, los funcionarios, no le están dando la importancia necesaria, porque desconocen o porque tienen desinterés en enterarse de los mecanismos de lucha contra la corrupción”, apuntó.

“Los casos de corrupción no se han incrementado, si no que los medios de comunicación permiten que se conozcan más”

Pero, agrega, “se ha naturalizado” la corrupción en los distintos niveles de gobierno. “Los casos de corrupción no se han incrementado, si no que los medios de comunicación permiten que se conozcan más”, señala. Sin embargo, hace hincapié en que los recientes nombramientos en diversos cargos del Estado de personas cuestionadas por sus presuntos vínculos con la corrupción, no favorece la transparencia en la gestión pública.

Un aspecto señalado por Coca es el “fuerte retroceso en la práctica de valores”.

Necesitamos relanzar la participación ciudadana

Antropólogo Alejandro Arrieta, de Descocentro.

Por su parte, el antropólogo Alejandro Arrieta Díaz, director ejecutivo de Descocentro, también integrante del Foro Ciudadano de las Américas, propuso el relanzamiento de los espacios de participación ciudadana, como los Consejos de Coordinación Regional y Locales, y otros, que, tras una reforma de las normas que las crea, deben servir para prevenir la corrupción.

Una dirección de los cambios legislativos debe estar orientado a que las decisiones de estos espacios de participación, como los comités de vigilancia ciudadana deben ser vinculantes.

“Estas formas de corrupción en cierta forma se han institucionalizado y lo sentimos como parte de nuestra cotidianidad”

“No toda la carga la podemos dejar en los Órganos de Control Interno o la Contraloría; habría una tercera instancia, una especie de vigilancia social, que si se fortalece podría tener efectos positivos. Para que tenga fuerza, tiene que haber una reforma en la normatividad nacional para estos espacios sean efectivos”, propuso.

Al revisar los escándalos de corrupción que involucran a gobiernos regionales, como el de Áncash, Pasco, Junín (Los Dinámicos del Centro), Arequipa y recientemente Puno, Arrieta Díaz, dijo que estas formas de corrupción “en cierta forma se han institucionalizado y lo sentimos como parte de nuestra cotidianidad”.

Un relanzamiento de los espacios de participación ciudadana, sería un mecanismo de prevención de la corrupción, sobre todo en los gobiernos locales y regionales, donde se han descuidado estos mecanismos.

Recientemente, el Foro Ciudadano de las Américas presentó su informe del Observatorio Ciudadano de la Corrupción. Léelo aquí.

Informe Perú ESP observatorio ciudadano de la corrupción by Portal Central on Scribd